30 septiembre, 2006

VIVO EN EL NUMERO 7...

Angelotes, caballos de tiovivo, infinitos libros, vírgenes de cera, cuadros del poeta Rafael Alberti, cochecitos de chapa, y vistas a Tirso de Molina.
Así es el salón de la casa de Joaquín Sabina.

La casa del Flaco de Úbeda ha sido testigo de cenas con príncipes, juergas con músicos, peleas de prostitutas, recitados de grandes poetas, siestas de Joaquín...

No hay comentarios: