25 marzo, 2007

¿AMISTADES PELIGROSAS O PIMPINELA?

Fragmento de una entrevista de Eva Roy a Alberto Comesaña

P.- ¿Cómo fue que mandaseis tú y Cristina todo al cuerno en mitad de una gira?
R.- No fue así exactamente. Fue un desafortunado comunicado que mandó ella –por Cristina del Valle-. No sé por qué motivo. Bueno, el motivo sí lo sé. Decía que Amistades Peligrosas se separaba porque ella iba a iniciar su carrera en solitario. Sin contármelo, sin consensuarlo, y lo más triste, sin ser algo inmediato: era para el año siguiente. Simplemente fue una pataleta que tuvo y que voy a explicar porque ya me da igual. Cuando nace mi hija en mayo, al salir del hospital, como nacía a la vez la hija de una famosa, los periodistas que estaban allí me sacaron a mí, con mi hija y mi mujer, y como ni la mencionaba a ella, y Cristina tiene un sentido de “…” no soportaba no ser la protagonista de la noticia. Ver que no figuraba por ninguna parte la llevó a inventarse una noticia de la que fuera protagonista.
P.- Llegasteis a tener camerinos separados… ¿se deteriora tanto la historia?
R.- ¡Y más! Camerinos separados, managers separados, coches separados y hasta dentro de la banda de músicos los había afines a ella o a mí. Todo separado. Hasta la producción. El disco Nueva Era eran dos discos que juntamos. Todo producto del ego malentendido.
P.- Ella diría otra cosa si estuviera aquí...
R.- Claro. Yo te doy mi versión. Lo que te puedo decir es que el primer disco de Amistades Peligrosas era un cantante, que era yo, y una corista. Sin querer serlo se convirtió en eso, cosa que ella no aceptó. El segundo todavía se manifestó más, porque como ella se había enfadado porque la relación no era de igual a igual, participó muy poco, con lo que quedamos yo aún más cantante y ella más corista. En el tercero, se levantó en armas y planteó que ella iba a llevar sus temas, su producción. Se equilibró el asunto. En el siguiente se radicalizó porque exigió que todo fuera al cincuenta por ciento: si tú hablas un minuto yo también.

2 comentarios:

Jero Moreno © 2007 dijo...

Una pena que un grupo que sonoramente estaba tan bien acabado, lo estuviera -acabado, digo- humanamente...

Te sigo leyendo, amigo, sabes q Al Caer el Sol es uno de mis blogs de cabecera...

Un abrazo!

Toni R. dijo...

Me uno a la pena, me gustaban mucho, y hasta hoy no sabía que se llevaban tan mal, había rumores, pero hasta ese punto no tenía ni idea..
Yo de todas formas sigo escuchando "Africanos en Madrid" y sigue poniéndoseme los pelos como escarpias.