13 junio, 2007

¿HUELGA DE PÚBLICO?

Leí un artículo en Al Caer el Sol sobre la presión que reciben los cantautores a la hora de mover público. Se quejan – al menos el cantautor a quien citaba el blog lo hacía – de que los dueños de los locales de música en directo sólo están interesados en la cantidad de público que se puede llevar a un concierto. La queja llevaba a la propuesta de una huelga de músicos. ¿Habría servicios mínimos?

(...)Pero… ¿qué pasa con los que estamos al otro lado? Los que muchas veces tenemos que soportar la impuntualidad, el mal sonido, los precios elevados, los retrasos, la invariabilidad de algunos repertorios, la incomodidad… No creo que sea cuestión de generalizar – reitero – pero todo esto ocurre más frecuentemente de lo que algunos se imaginan. Quizá sea porque nadie hace examen de conciencia ni se plantea la más mínima autocrítica. ¿Nadie ha pensado en la necesidad de apostar por una programación de calidad que no sea tan repetitiva? Sé perfectamente que los bares no son ONGs, que son negocios y por tanto buscan la rentabilidad. Lo que me atrevo a afirmar es que con mejores estrategias de promoción y fidelización no habría que preguntar eso de “¿cuánto público mueves?”. Eso se está viendo perfectamente en la escena actual de la canción de autor. Tienen público – hasta el punto de reventar las salas pequeñas – aquellos que han sabido promocionarse, que cuidan a los que les siguen, que tienen estrategias de comunicación aceptables. Y hay otros con menos público pero que mantienen una legión de fieles por su capacidad de prepararse los conciertos, de sorprender con algo nuevo. Los hay que han comprendido que sacar un disco no es un fin, sino un medio… y hacen que sus conciertos no sean una mera repetición de los temas grabados.

No hay comentarios: