12 junio, 2007

SABINA EN LA FERIA DEL LIBRO

Al pasar por la caseta de la editorial Visor vemos una fila inmensa y un barullo de gente haciendo fotos y señalando.
Joaquín Sabina está firmando, por sorpresa (...)
El barullo crece, como si estuvieran ante un Mesías reencarnado. Joaquín sonríe y firma ordenadamente, manteniendo siempre la compostura y aceptando las fotos con los fans.
(...)
No es fácil. Cuando llegamos me pone la mano en el hombro y cruzamos cuatro palabras, entre toda esa histeria es lo más que se puede pedir.
Esperamos a las nueve, a que salga de la caseta. Jimena anda por ahí y lo aparta un poco del campo de visión. Me cuesta llevar una relación normal con Joaquín y eso no tiene nada que ver con Joaquín sino con su capacidad magnética de atracción masiva. Lleva gafas de sol y sale por la puerta de atrás. No sé si acercarme o no. Pienso que si yo salgo detrás de él, alguien saldrá detrás de mí y acabará en medio de un torrente de autógrafos.
Sé que lo odia. Yo lo odiaría.
(...)
Jimena hace una señal y me acerco. Charlamos un rato.
- ¿Qué tal estás?
- Muy bien. Bueno, ahora agobiado con todo esto.

Lo entiendo perfectamente. Es agobiante. Quedamos en vernos más adelante, en algún ensayo. No hay tiempo para más. Nos abrazamos y le da un par de besos a B (...)
Guille y sus experiencias sabineras.

No hay comentarios: