02 julio, 2007

ELTON JOHN Y SU PIANO, 100 MILLONES DE LAS ANTIGUAS PESETAS.

Las cifras dan vértigo. La proliferación de conciertos, también. En algunos círculos comienza a hablarse de sobredosis, de exceso, de una competencia salvaje que dispara la cotización de los artistas y que comienza a tener consecuencias: el ciudadano no dispone del dinero suficiente para seguir el ritmo brutal de conciertos y el promotor pequeño no puede competir. Con este panorama, el verano español se ha convertido en un cuadrilátero donde se ventilan chorros de millones.
La contratación de los Rolling Stones, que terminaron el sábado su gira de cuatro actuaciones en España, está valorada en un millón de euros por concierto. La de Elton John, en 600.000; Björk, medio millón; Caetano Veloso, 140.000; Al Green, 100.000; Rufus Wainwright, 80.000. Éstos son los precios aproximados de algunas de las actuaciones de las estrellas musicales que visitarán los centenares de festivales y conciertos veraniegos de España. Son actuaciones que organizan, en muchos casos, las administraciones públicas. La proliferación de festivales, especialmente en el género del rock y el pop, ha acabado por desatar una auténtica batalla por conseguir a los mejores artistas.


No hay comentarios: