25 octubre, 2007

BENDITAS CASUALIDADES

No sé si alguna vez lo he contado, pero bueno, allá voy. Hace diez años más o menos yo escuchaba a las Spice Girls (no me apedreéis, por favor). Con 14 años no sabía que se podía hacer música en castellano, no sabía que en nuestro país había grupos y cantantes que tenían cosas que decir en sus canciones (muy triste mi adolescencia, lo sé).
Pues bien, en un campamento de verano, por aquella época, me eché un colega muy majete que no paraba de cantar algo así como "He pasado mil años viendo como mi madre, trabajaba llegaba a casa siempre tarde, una vez y otra vez, 30 días al mes"
Recuerdo que acabé aprendiéndome ese inicio de la canción "El Dorado" de Revólver sin saber ni siquiera que existía dicho grupo. Ese chaval, que se llamba y se llama Jose, también cantaba canciones de Los Secretos que me dejaban con la boca abierta.
En fin... se acabó el campamento y ya no volví a ver más a aquel chaval. Eso sí, nada más regresar a Madrid localicé un disco de Revólver y a partir de ahí fui llegando al tipo de música que me gusta ahora y que comparto en "Al caer el sol" con vosotros.
¿Por qué os cuento todo esto? Pues porque, aproximadamente hace un mes, me encuentro un comentario en el blog en el que me saluda un tal Jose del campamento de Saldaña y me dice que me ha descubierto en youtube viendo una entrevista a Pereza. En esa entrevista yo aparezco en una foto con Rubén y Leiva y varias veces aparece en pantalla la dirección de este blog.
El caso es que Jose, después de casi una década sin vernos ni hablarnos se pone en contacto conmigo, y a mi, la verdad me hace mucha ilusión.
Bueno, lo más gracioso es que una semana después de aquel comentario, estoy caminando por la calle San Bernardo (la calle donde esta mi curro) y ¡me cruzo con Jose en un paso de peatones! Resulta que Jose es músico y va a ensayar con su banda a la Calle del Pez muchos días a la semana. ¡benditas casualidades!
Hoy Jose da un concierto en la sala Yenyere (calle lagasca 103) a las diez de la noche. La entrada es libre. Y allí que me iré esta noche para disfrutar de sus composiciones (que ya he podido escuchar y que beben mucho de los Secretos, Revólver, Quique González...) en fin que sospecho que me va a encantar. Ya os contaré.

2 comentarios:

Anónimo dijo...

QÉ BONITA HISTORIA!!

A veces la vida nos besa en la boca. Aprovecha lo que el destino te presenta y recupera este tiempo perdido.

piedra_de_sol dijo...

Me encantan las casualidades... los efectos mariposas... las espirales de magia.