10 enero, 2008

Hoy, hace cinco años, entrevisté a Pancho Varona. Fue la segunda entrevista de mi vida... recuerdo perfectamente la mezcla de nervios, ilusión, admiración y gran satisfacción después de charlar con él. Y recuerdo lo bien que se portó conmigo y con la emisora en la que trabajaba (Onda Imefe, la antigua radio del Ayuntamiento de Madrid).
Como dato gracioso -él se acordará- al final de la entrevista, cuando ya le despido y se marcha de la radio, yo sigo poniendo música tranquilamente y de repente le vuelvo a ver, muy apresurado, y me dice "Víctor, que se me ha olvidado mandar un saludo a mi mujer y mi hija, ¿puedo hacerlo ahora?". Todo ternura, todo cercanía, todo humildad, todo talento: Pancho Varona.

1 comentario:

acróbatas dijo...

Vaya, vaya, vaya... estamos nostálgicos estos días, eh? Hay ganas de Pancho, siempre hay ganas de Pancho, ¿verdad? Con karaokes o sin ellos, aunque mucho mejor con karaokes porque lo pasamos realmente bien...

Tengo tan buenos recuerdos de Galileo subiendo y bajando las escaleras del camerino al escenario... ainss...

Un besito grande.

Por cierto, perdona por haberte "cogido" la foto para mi blog, la tenía en casa y no recordaba que era tuya...

Otro beso.