03 noviembre, 2008

Una vez fui a un concierto de Rafa Mora y Moncho Otero en Libertad 8 y Pablo Guerrero se sentó a mi lado. No sé muy bien como acabamos paseando por Madrid, mi novia, Pablo Guerrero y yo buscando un bar que estuviera abierto para tomarnos un café calentito. Lo encontramos, aunque nos costó. Pero disfrutamos de un Pablo Guerrero que incluso se puso a cantar en medio de la calle y nos contó mil y una anécdotas cantautoriles.

1 comentario:

Álvaro Dorian Grey dijo...

Que malo eres, como pones los dientes largos.
La etiqueta la deberías de llamar:
Fastidiaros que una vez...
Saludos y salud