17 mayo, 2010

CONTRA LA IMPUNIDAD DEL FRANQUISMO


Ayer fui uno de los dos mil y pico asistentes al concierto de Ismael Serrano que se emocionó con "Al bando vencido". Son muchos los que se empeñan en olvidar, o directamente en ridiculizar los terribles crímenes acontecidos en España durante casi 40 años. Es algo que no puedo entender y por lo que discuto acaloradamente con numerosos amigos y conocidos. Con la excusa de la crisis parece que no se puede hablar de nada más en este país.

Por eso desde aquí quiero animaros a que asistáis el próximo lunes 24 de mayo al Teatro Lara a las 21 horas para ver a BARRICADA. Será un acto muy emotivo que ha organizado la Plataforma contra la Impunidad del franquismo.

BARRICADA dará a conocer en Madrid su último disco La tierra está sorda, un libro/disco con 18 canciones donde el grupo navarro hace su particular y merecido homenaje a los vencidos de la guerra civil española y la postguerra. El libro incluye numerosos textos de historiadores y víctimas, así como una amplísima bibliografía para, como ellos sugieren, “empujar al receptor a que abra aquellos libros -que le llevarán a otros- que le hagan descubrir por sí mismo quiénes, cómo y porqué actuaron”.

En este acto también actuará nuestro querido cantautor Andres Suárez que tocará un par de temas para mostrar su compromiso con esta causa y además, uno de ellos será un poema de Marcos Ana.

Por cierto, hace muy poco el propio Andrés Suárez y Luis Ramiro actuaron en el Homenaje a Marcos Ana y en varios actos de reivindicación de la Memoria Histórica.

Algunos siguen empeñados en decir que los cantautores de hoy en día no se mojan y no tienen temas sociales, y yo pienso sinceramente que actuar sin cobrar un duro en todos estos actos es la mejor manera de demostrar su compromiso públicamente. Por cierto, los beneficios de esta charla-concierto irán destinados a la Plataforma para seguir montando actos que abran los ojos a tanta gente empeñada en negar y olvidar todo aquello.

5 comentarios:

Anónimo dijo...

Impunidad para el franquismo, no. Estoy de acuerdo. Ningún crimen debe quedar impune, ni del franquismo (que además es terrorismo de estado, curiosamente se me ocurren muchos ejemplos, pasados y actuales) ni de nadie. Ahora bien, ¿a quién juzgamos? Para nuestra tranquilidad los autores están todos muertos (materiales e intelectuales). ¿Lo que queremos es un reconocimiento público o institucional? Bien, me apunto. Pero ya lo ha habido, en el congreso y en numerosas comunidades autónomas. ¿Lo que queremos es que dejen tranquilo al Juez Grazón? Bien, me apunto, pero primero habrá que pedir el cambio en los procedimientos del estamento judicial español. ¿QUÉ ES EXACTAMENTE LO QUE QUEREMOS? ¿Regocijo en romanticismos pasados? La lucha ya no es esa, por favor. La lucha es que eso jamás se vuelva a reperir, que la actual estructura económica no debore nuestro planeta y nos debore a nosotros mismos, que el capitalismo y el consimismo voraz que lo alimenta no salga de la UVI y no provoque cada vez más diferencias, que cambiemos el pensamiento único por la conciencia global, por la conciencia de los pueblos, por la solidaridad con el que esta al lado y en la otra punta del planeta. La lucha está en nosotros mismos y en nuestro día a día y en hacer algo, por pequeño que sea, para cambiar el destino de todos. POr favor, reorientemos nuestras fuerzas. Claro que hay que luchar contra las injusticias, pero si el perro se ha muerto, prefiero inverir en el futuro en lugar de en vacunas para la rabia. No se trata de olvidar, no, eso sería otra injusticia, se trata de superar. Si paquito supiera esto, trenta y cinco años después de su muerte, se estaría descojonando otros tantos.
Desde el respecto y desde la única intención de estimular alguna conciencia o lo que sea que nos mueve...

Pedro.

Álvaro Dorian Grey dijo...

Anónimo (Pedro) te equivocas. Lo que muchos pedimos no son románticismos, ójala fuese eso. Lo que pedimos es una condena judicial, es una sentencia para que no haya problemas a la hora de hablar de golpe de estado o asesinatos. Con esto se fomenta que no se vuelva a repetir, algo que la gente no tiene claro cuando, por ejemplo, pasa por la Plaza del caudillo o por la calle General Mola.Hablas de Juzgar, y claro que hay muchos a los que juzgar, pero no es eso lo que se pretende, no se quiere sentar a una persona física, lo que se queire es juzgar al franquismo, a los 40 años de dictadura represora, a 40 años de muertos y desaparecidos, a 40 años de juicios sumarisimos y condenas a muerte que todavía hoy están vigentes. Muertos que, como culpa, tuvieron el ser maestros o alcaldes. Muertos que todavía hoy siguen enterrados en cunetas o fosas comunes y que, la administración y la justicia, no facilita su exhumación.
No pido que dejen tranquilo a Garzón por sus otros dos juicios pero si que le dejen tranquilo por acojerse a la justicia universal que impera en el planeta y que no deja impune a ningún dictador.
Queremos que se condene a Francisco franco como asesino y dictador, que nadie, repito, nadie, pueda decir que tampoco fue para tanto (mira las palabras de Mayor Oreja afirmando que en esa época se vivía placidamente). Un juicio para que, muchos revisionistas, dejen de forrarse gracias al sufrimientos de los que están enterrados y de sus familiares. Un juicio que no deje que vuelva a pasar pues, en esta sociedad, si no hay una sentencia firme todavía cabe el derecho a la inocencia, y en eso se basan los que, cada 20N, salen a la calle.
Todo esto es impensable en sociedades avanzadas, claro que tendríamos que mirar al futuro, pero el pasado son los cimientos del futuro, si dejamos resquicios, si dejamos que las cosas no estén en su sitio, el edificio se cae, antes o después, se cae. Y el futuro no se puede escribir con simbología fascista en las calles, con huesos en cunetas, con persecuciones a los que piden justicia, etc..
Entiendo que, el que no ha tenido problemas en esos 40 años, todo esto le sonará a tontería, a perdida de dinero y tiempo pero no es así para los que tenemos a nuestra familia fuera de España, a los que tienen algún familiar en el kilometro tal de alguna carretera, o el que tiene, sobre el nombre de su padre, la etiqueta oficial de condenado a mueerte por...
Perdona Anónimo (Pedro) pero el perro no ha muerto, máxime cuando el perro dejó un reguero de sangre muy muy largo...el perro seguirá vivo dentro de aquellos otros perros que infectó y que nadie dice que, esa enfermedad, es mala para la democracia.
Saludos y salud
(Pedazo de concierto el de Ismael, para mi el mejor)

Álvaro Dorian Grey dijo...

Otra cosa fuera ya de este tema. El disco de Barricada es genial, me parece un acierto
saludso y salud

Belén Gordo dijo...

Yo siempre pensé que el remover cosas no iba a traer nada bueno a día de hoy... pero hace unos días le puse cara a toda esta historia. Hace unos días el abuelo de una de mis mejores amigas descansó esa noche mejor que nunca porque los restos de su padre por fin descansaban en un cementerio junto a los de su madre. Esa familia, que ha luchado mucho, se lo merecía y lo que no es justo es que tengan que luchar, aparte de con los malos recuerdos de un fusilamiento injusto, con la puñetera venda que intentan poner en los ojos algunos cuyas familias vivieron muy bien con Paquito y un "sindicato" resentido.

Anónimo dijo...

Álvaro, entiendo perfectamente tu argumento y, como dijo Oscar Wilde, aunque no comparta algunos detalles, me pelearé delante de quién sea para que puedas seguir defendiendo y demandando cada uno de los derechos que mencionas, esa creo que es la esencia de la democracia que a veces desde el frenesí de la realidad propia a veces olvidamos. Ahora bien, ¿cómo se hace un juicio a la historia? Reclamaré, por su puesto, como el primero, el derecho a la memoria, pero qué quieres que te diga, para mi, en un orden de preferencia, primero están nuestros hijos.
Por otro lado, la desaparición de las plazas del caudillo y las calles general mola, afortunadamente están condenadas a la absoluta desaparición, por el simbolismo que encierran, y los que van al valle de los caídos cada 20-N son cuatro gatos. Toda esa prole extremista, incluidos los de signo contrario (me refiero a los que se apuñalan y dan palizas en el metro) no dan ningún miedo y su influencia social es cero. En cuanto a los estamentos, órganos de gobierno, administraciones, entiendo que cada uno respirará de su pulmón y lo que habrá que defender es que se respete el estado de derecho y no se pisotee a los indefensos.
Por último, y desde el más absoluto repudio a los totalitarismos, entre los que se encuentra el franquismo, historias particulares para contar tenemos TODOS. Pero con eso no se negocia el futuro, sin embargo si creo que es posible con la voluntad de no llevar más allá de nuestra generación los prejuicios y rencores de los que nosotros ya no tenemos cura.

Gracias por no optar por el silencio.

Pedro (no gané ni perdí ninguna guerra básicamente porque no estuve, pero si quiero ganar un futuro mejor).