23 octubre, 2011

CRÓNICA DEL CONCIERTO DE MARWAN EN JOY ESLAVA

Fotografía de Ignacio Martín Lerma (facebook)



En la fila divisé a Pilar Manjón,
en la sala no cabían más personas,
en escena destacaba un corazón,
ante el micro una voz que me emociona.

Lucini, Rafita Pons y Luis Ramiro,
Jarita, Andrés Sudón
y Diego Ojeda,
Lucas, Carreira y allá donde yo miro,
tantos amigos que espacio no me queda.

Tal vez las cosas que no puede responder,
las responde con su voz y su guitarra.
Sus canciones alimentan más que el pan.

Qué difícil emocionar y entretener,
qué difícil combinar versos y farra,
y qué fácil aplaudir siempre a Marwan.

6 comentarios:

Jara dijo...

poeta! siempre es un placer encontrarse con esa voz, esos ojos y esa sensibilidad compartida.

tremendo maru... me dejó cargadísimas las pilas y las ganas :)

Stalin Oleas dijo...

Felicitaciones a MArwan!!! Genial...

Romano dijo...

Emocionante Víctor tus lineas e imagino la noche del Joy Eslava,,,,
Un abrazo,,,

fernando lucini dijo...

Víctor, es imposible dejar de quererte y de admirarte. Un abrazo fuerte.

Manuel Cuesta dijo...
Este comentario ha sido eliminado por el autor.
Manuel Cuesta dijo...

Marwan se merece todo y más, Víctor. Se lo ha currado y es un cantautor con mucho talento. Precioso poema, mucho mejor que una crónica larga y descriptiva.

Por desgracia me perdí estar al final con Marwan en el escenario porque tenía que acudir a la boda de Pérez Azaústre en Córdoba. Aún así me acordé de este feliz evento.

Un abrazo enorme, Víctor.