12 noviembre, 2012

SONETO AL ÚLTIMO CONCIERTO DE ISMAEL SERRANO


Hoy que hay gente que traga lo que traga,
necesitamos un fuerte "se acabó".
Un Ismael que cite a Madariaga,
y un grito de "en mi hambre mando yo".

El Price es un Café de los Recuerdos,
con un barman que escucha, ríe y canta,
con sobrios locos y borrachos cuerdos
y sueños que brotan de una garganta.

Entre Bergia y Sureda un ukelele,
también una canción triste que duele,
e incluso un tuit que te duerme la pierna.

"Y sin embargo" suena diferente,
qué fácil comprobar que es buena gente,
qué la voz de Ismael hoy ya es eterna.
 

5 comentarios:

P dijo...

Yo tuve la oportunidad de verlo en Mérida y me emocionó profundamente. Da gusto comprobar como en el mundo de la cultura hay gente tan comprometida con las causas sociales, claro que eso hay que "mamarlo" desde pequeño.

Romano dijo...

Muy bueno Víctor, estuve todo el fin de semana pensando en el Café de los Recuerdos, un abrazo y genial como siempre el soneto,,,

Adán dijo...

Efectivamente, genial y "conceptista" soneto. El concierto fue una sucesión de momentos intensos... Abrazo Alejandro, abrazo Víctor... Salud y alegría!!!

Vértigo dijo...

también estuve allí y tengo pendiente escribir mi crítica... pero creo que es imposible hablar del concierto mejor que con tus palabras...

Silvia dijo...

Un concierto genial y un soneto estupendo, si, si.


Bss.