04 marzo, 2013

CRÓNICA DEL CONCIERTO DE LEIVA E IVÁN FERREIRO

Mi compañera Ana Espejo de Radio SOL XXI estuvo el otro día en uno de los dos conciertos que Iván ferreiro y Leiva dieron en el Teatro Fernán Gómez dentro del ciclo de canción de autor MADRIDPRESENTA. Y esto fue lo que vivió:

Iván Ferrerio y Leiva. Leiva e Iván Ferrerio. Dos fieras en el escenario que volvieron a escenificar una vez más sobre las tablas del Fernán Gómez esa amistad que les une y les separa, esas "pullas" que sobrevuelan el escenario como dardos cargados de amor y que logran arrancar entre el público más de una y más de dos carcajadas. Risas que merman durante unos minutos ese carrusel de emociones que se palpa en el ambiente y que corroboran con sus canciones.
En el plano musical se convierte en una delicia escuchar en acústico temas musicales de uno y otro que intercalan con naturalidad. Y no podían faltar clásicos de Los Piratas como "M"; y de Leiva como "Eme" que no solo comparten nombre sino también sentimiento y amistad. Iván Ferreiro al piano, Leiva a la guitarra. Ambos se sumaron a un duelo en el que no faltó el "descoloque" propio del "Jet Lag", lo desgarrador de un amor que se acaba con "Extrema pobreza" y lo clásico, tóxico, frenético y dialéctico de un "Anticiclón" que llega sin avisar.
Hasta hicieron patente entre las butacas la "Insurrección" del público,que recordó con gran fervor a El último de la fila y negaron una y mil veces sin sentido al son del "Que no" de Deluxe. Para terminar,y como si de una firma de paz se tratara, Leiva se metió en la piel de esas "Promesas que no valen nada" y el de Vigo se paseó por la capital con el "Lady Madrid".Pero no es un tratado de paz, es solo una tregua. Porque Leiva y Ferreiro tienen que dar todavía mucha guerra sobre el escenario.

1 comentario:

Anónimo dijo...

yo los vi en Galileo y el cocnierto (musicalmente perfecto) comenzó con un "no queremos oiros ni hablar, ni cantar ni dar palmas... en caso contraruio nos vamos y hacemos el cocnierto en otra ciudad." Después nos mandó callar cuadno coreamos "M". Si fué un chiste algunos no lo acabamos de pillar. Una lastima dejar un regusto tan amargo a un concierto casi perfecto.