12 junio, 2006

Luis Alberto de Cuenca

El desayuno

Me gustas cuando dices tonterías,
cuando metes la pata, cuando mientes,
cuando te vas de compras con tu madre
y llego tarde al cine por tu culpa.
Me gustas más cuando es mi cumpleaños
y me cubres de besos y de tartas,
o cuando eres feliz y se te nota,
o cuando eres genial con una frase que lo resume todo,
o cuando ríes (tu risa es una ducha en el infierno),
o cuando me perdonas un olvido.
Pero aún me gustas más,
tanto que casi no puedo resistir lo que me gustas,
cuando, llena de vida, te despiertas
y lo primero que haces es decirme:
«Tengo un hambre feroz esta mañana.
Voy a empezar contigo el desayuno».

"El hacha y la rosa" 1993

Poeta, traductor y ensayista español nacido en Madrid en 1950 que fue Secretario de Estado cuando gobernaba Aznar, y es un conservador al que admiro profundamente. En una entrevista digital de El Mundo.es un lector le preguntaba esto:

-¿Por qué se vende como churros una basura poética como la de Sabina y, sin embargo, "el personal" desconoce a Girondo o Vallejo, por ejemplo?... Esto desanima a cualquier poeta...¿o no?...
Me gustan, claro, mucho Girondo y Vallejo. Pero siento decirle que me gustan también los sonetos de Sabina.

1 comentario:

Francisco Javier Illán Vivas dijo...

Y, además, después de este poema, me gusta leer la poesía de Luis Alberto.