12 septiembre, 2006

iPOD

Es un gran invento, la verdad. Tan pequeñito, tan cómodo, tan elegante...¡y todas las canciones que caben! Yo reconozco que sigo siendo un paleto en temas tecnológicos, incluso tengo un cierto rechazo a todo lo que se parece a un teléfono móvil. De hecho no me hacía mucha ilusión tener un i-POD, y hoy ya no puedo vivir sin él. ¿Qué haría yo todas las mañanas durante una hora en el bus y en el metro sin mis tropecientas mil canciones? Gracias Raquel, como siempre, me conoces mejor que yo mismo.

No hay comentarios: