05 agosto, 2007

PIRATAS EN LA MANDRÁGORA (JOAQUÍN CARBONELL)

PIRATAS EN LA MANDRÁGORA Joaquín Carbonell (Nov. 81)
"A las 11.00 pm el bar de la planta de arriba ya está repleto. Acuden bigotudos con pipa, modernos con chica, solitarios con gripe. En unos meses, La Mandrágora se ha convertido en el sitio que hay que visitar, en el antro, en el garito de moda de Madrid. Tocan allí unos barbudos que presumen de desparpajo, que agreden al burgués y que se ríen del mundo civilizado. "¿Has visto ya a esos cantantes de La Mandrágora? Joder, tío, dicen que son cojonudos". Al bajar a la planta del subterráneo te sorprendes de su limitada capacidad. Una especie de bodega de paredes de ladrillo (igual que The Cave en Liverpool) muy pequeña; unas pocas mesas con sillas rozan el escenario diminuto. Todo está lleno. Repleto. Atosigante. Uf, qué humo. ¿Me permite? ¿Puedes correrte un poco para que meta el pie entre las dos patas? Gracias. Sale la panda, la banda, los bandidos, los barbudos, los besugos. Sabina, Javier Krahe, Alberto Pérez, Antonio Sánchez que empuña una guitarra acústica y Fernando Anguita que carga con el con-trabajo. ¿Pero qué es esto? ¿Qué canciones cantan? ¿Qué dicen estos piraos? Javier Krahe la emprende con "Un burdo rumor" mientras el resto de la panda fuma, se ríe, da palmas, bebe, comenta o hace dúos. ¿Esto es un espectáculo? El publico avisado, los acérrimos y fanáticos fans que acuden cada-todas las noches, carcajea en cada canción. Ríe todas las frases, aplaude todas las "gansadas", como si las escuchase por vez primera. En realidad se saben las canciones de memoria, cosa que sorprende a la abigarrada señorita de la mesa central que toma ¡whisky! de marca. ¡Coño, bebe Jhonny Walker, te has fijao!Sabina es impetuoso, irrespetuoso, irresponsable, irreverente. Ataca "Ocupen su localidad" y el abogado de la mesa del fondo descubre que está escuchando algo nuevo, distinto, original, en este paisaje de cantautores muermo, de cantamañanas coñazo, de cantaleches sobones. ¡¡Es aco-jo-nan-te!!, le comenta a la rubia oxigenada que piensa follarse después del concierto. "¿Ves? Te dije que te iba a gustar. Que gente..." "Es verdad, son totales, Jorge. ¡Qué super!". El abogado, que antañazo escuchó en la plaza de las Ventas los himnos de Quilapayún, se afloja de orgullo cuando escucha "Calle melancolía". Incluso los abogados del Estado, dicen, tienen su pequeño armario para los sentimientos. Madrid no habla de otra cosa. Por entre los cientos de garitos que contaminan de ruido la noche aborregada, destaca este pequeño bar, café cantante, pub, donde cada noche puede salir el sol. Donde cada noche una panda de gamberros ríe sin pagar impuestos. Cobran 3.000 pelas y los cubatas (muchos) y ofrecen dos pases (largos) en donde parece que se juegan la vida si no logran que los amiguetes que acuden y consumen no rían, aplaudan, salten, berreen y coreen. Montan el copón bendito y se van con sus guitarras al hombro. Suben al bar de arriba donde departen otra vez con los mismos que departieron anoche y anoche y anoche... Cuando se han dado cuenta, se han gastado las 3.000 pelas en cubatas mientras el dueño se frota las manos lujuriosamente…"

4 comentarios:

Jero Moreno © 2007 dijo...

...anoche veía una entrevista a Sabina en el programa de Canal 2 Andalucía, Mil y Una Noches, en la que hablaba de su etapa en La Mandrágora entre muchas otras cosas... te hubiera gustado...

un abrazo!

choripub dijo...

victor, quien hubiese pillado una de esas noches en vivo y en directo ahí en la mandragora, eh?, pero creo que aun tu y yo eramos muy jovencitos (al menos yo)

Burdon dijo...

El Joaquin Carbonell tiene estilo escribiendo, muy bueno. Y sí, menudos espectáculos nos hemos debido perder más de uno con estos señores.


Por cierto Víctor, eres una máquina de postear, si yo creía que seguías de vacaciones y has escrito ya la tira de entradas!

rocenn dijo...

Que labia tiene mi paisano Joaquín (Carbonell, aunque el otro Joaquín, el Sabina ese del que tanto hablas tampoco va mal de pico, jejeje).
;)