20 noviembre, 2007

Este fin de semana Ismael Serrano nos regalará dos conciertos en el Palacio de Congresos de la Castellana, en Madrid. Son miles las personas que ya tienen compradas sus entradas desde hace muchos meses, hasta tal punto que ya están agotadas desde hace tiempo. Ismael Serrano lleva una década haciendo canciones y subiéndose a los escenarios, pero tal vez, hoy por hoy, se encuentre en el mejor momento de su carrera. Es un músico respetado, es un cantautor muy querido, y es un tipo humilde que no ha olvidado de donde viene y con quién empezó su carrera.
Sólo he llorado dos veces viendo un concierto... la primera fue escuchando a Ismael cantar "Al bando vencido" y la segunda viendo a Sabina interpretar "Peces de ciudad". En ambos casos Raquel siempre ha estado a mi lado mirándome con ojos comprensivos sabiendo que ambas canciones significan mucho para mi. La primera, inevitablemente, me recuerda siempre a mi abuelo y la segunda un poco a mi propia vida (y como huir cuando no quedan islas para naufragar). Este domingo estaré sentado en una de las butacas del Palacio de Congresos disfrutando de las nuevas canciones de Ismael en directo (estoy deseando escuchar "Si se callase el ruido", "Sesión continua", "Zamba del emigrante", "Para médicos y amantes")... si me ves llorar, no te preocupes, ya me ha pasado otras veces.
Pd: como habréis visto, he recuperado a la derecha del blog la última entrevista que le hice a Ismael.

4 comentarios:

piedra_de_sol dijo...

son muchas las veces que leyéndote pienso en mi hermano... y... sabes??... él también lloró escuchando "Al bando vencido"... en el primer concierto de Ismael que me acompañó.

besos y música!!
Jara (yo le veo el sábado :D)

Antoine dijo...

Es curiosa la formidable facultad que posee Ismael para hacerte vibrar tanto en aquellas composiciones cuyo contenido te evoca emociones a priori, como en aquellas que, súbitamente, al compás de acordes tocados en directo, con franqueza y sentimiento, también te hacen emocionarte de forma íntima y entregada...

El otro día en Reus me pasó con el "No estarás sola" de los bises, con el "Si te vas" y con alguna otra de sus genialidades. Si a ello le sumas las emociones ya esperadas, que coinciden en esencia con las melodías que tú has señalado, puedes imaginar que emergió una noche muy especial...

...Tan especial como la llamada de un amigo que despeja su mente, incluso mientras sufre el farragoso papeleo de apuntarse a un Plan de Vivienda, sólo para acordarse de tí y ofrecerte su cálido hombro...

Formas ya parte de mi corazón querido Víctor...

mifarosolidario dijo...

.... yo solo he llorado una vez en un concierto y fue la primera vez que el escuché en directo, con no estarás sola .... este sábado estoy segura que no me defraudará ....

en esta cita no coincidimos, eh???

BESAZOS Víctor!!!

caperucita dijo...

Que envidia, Victor, yo no podré ir al concierto, asi que disfruta un poco por mi (aunque no te conozca te leo a menudo y me encanta tu blog).
Hubo un tiempo en que pensé que podría ir, en una compañía por aquel entonces pensaba que sería buena, pero las cosas cambian y ahora seré la lluvia al otro lado del cristal

Espero tu crónica