28 mayo, 2008

¿Qué tienen en común Lorca, Aute, Alberti, Serrat, Picasso, García Márquez, Orson Welles, Vargas LLosa, Goya, Rosa Aguilar, Almudena Grandes, Sánchez Dragó, Raúl González y Sabina?

8 comentarios:

Romano dijo...

Jo ,las cosas que me escribieron por subir esto de Sabina,,,jejeje

Abrazos Victor,,,

Fran dijo...

Te aseguro que soy un sabinero, sabinista, sabinófilo o como quieras llamarlo, pero esto de los toros es la faceta de Joaquín que menos comparto. Como mucho me gustaba cuando decía aquello de que estaba de acuerdo en que era una tortura, pero que mientras esperaba a que lo abolieran él disfrutaba. Sin embargo, estos versos de Interviú me parecen más una sabinada que otra cosa. Será que nos torea con sus típicos quiebros y desplantes, que luego compensa con creces cuando de verdad se pone el traje de luces de la poesía.

sproket99 dijo...

Pues a mí no.

Y cuanto antes dejen de matarse animales como espectáculo, mucho mejor.

acróbatas dijo...

Bueno, pues es algo que yo no voy a compartir con ellos. A mi no me gustan nada nada nada...

Acompañé a Rubén un día a una corrida de toros y fue una de las peores tardes de mi vida, sin exagerar...

Besitos Víctor.

Daniel Molina dijo...

Creo que en esta ocasión Sabina se ha equivocado. No por el contenido, sino por la forma. Si eso es un poema yo soy la prima de Rouco que salió en interviú. Sabina tiene más calidad y ha caído en la simplicidad con un texto soez. Pero cualquier persona tiene derecho a tener un día malo.

Anónimo dijo...

Si no existiera el espectaculo de los toros, los toros de casta se habrian exstinguido. Porque no serian rentables. Dicho esto, y sobre todo comprendido, cambia un poco la perspectiva de una tradicion, que entre otras cosas, conserva un castellano clásico y no devaluado, como en otras facetas de la vida. Ole!

lunazul dijo...

No, si a mi los toros me gustan. Incluso algún que otro torero de buen ver..

LO que no comparto es la bochornosa manera de torturarlos y matarlos. Y que encima se le llame arte. Lo siento, pero no.

Y eso de que los toros de casta se hubieran extinguido es mucho elucubrar. Seguramente nos los comeríamos, como a las vacas.

Víctor, ¡y tú cómo te has enterado de que te premié, eh! Jajaja, para una vez que no te aviso, y apareces de sorpresa! Gracias a ti, me ha hecho mucha ilusión ver un comentario tuyo en mi blog.

Un besote!

Anónimo dijo...

Claro que es elucubrar.

Igual que los caballos. Los caballos los comemos todos los dias. A todas horas. Campofrio los envasa al vacio y los vende en grandes ofertas.

Los caballos, una vez que perdieron la función de transporte o para tareas agrícolas, han quedado relegados a dar paseos a los señoritos, o en los hipodromos. Y por eso se mantienen.

¿Que ha pasado con los asnos? ¿comemos asno? Por esa lógica aplastante que aplicas...

Date si eso una vueltecita por el campo, y les preguntas a los ganaderos, maxime con los precios de piensos y granulados actuales, y los índices de las plazas, si serian rentables y quienes estarían dispuestos a criar y dedicarse a los toros.

Es triste pero es así, esa especie se cria y se mantiene porque la salida económica que los paga es esta tradición, espectaculo... y demás.