23 agosto, 2008

MONCHO OTERO Y RAFA MORA - LIFE VEST UNDER YOUR SEAT



Señores pasajeros, buenas tardes
y Nueva York al fondo todavía,
delicadas las torres de Manhattan
con la luz sumergida de una muchacha triste,
buenas tardes, señores pasajeros,
mantendremos en vuelo doce mil pies de altura,
altos como su cuerpo en el pasillo
de la Universidad, una pregunta,
podría repetirme el título del libro,
cumpliendo normas internacionales,
las cuatro ventanillas de emergencia,
pero habrá que cenar, tal vez alguna copa,
casi vivir sin vínculo y sin límites,
modos de ver la noche y estar en los cristales
del alba, regresando,
y muchas otras noches regresando
bajo edificios de temblor acuático,
a una velocidad de novecientos
kilómetros, te dije
que nunca resistí las despedidas,
al aeropuerto no,
prefiero tu recuerdo por mi casa,
apoyado en el piano del Bar Andalucía,
bajo el cielo violeta
de los amaneceres en Manhattan,
igual que dos desnudos en la penumbra
con Nueva York al fondo, todavía
al aeropuerto no,
rogamos hagan uso
del cinturón, no fumen
hasta que despeguemos,
cuiden que estén derechos los respaldos,
me tienes que llamar, de sus asientos.

Estos maravillosos, y muy originales, versos son de Luis García Montero y nunca los habría conocido de no ser por Rafa Mora y Moncho Otero. Ellos son los indiana jones de la poesía, van rescatando poetas por doquier, corren delante de la gran bola de La Poesía y siempre se escapan utilizando maravillosas melodías y un par de voces que combinan a la perfección.

Creo que la primera vez que escuché esta canción en las voces de Rafa y Moncho fue hace cinco o seis años, en uno de los primeros conciertos de Alejandro Martínez en el Búho Real. Me quedé fascinado con la letra, con esa diálogo tan potente entre la voz del piloto del avión y los pensamientos o reflexiones del protagonista del poema. No son unos versos complicados, pero cuando se los he enseñado a algún amigo o familiar, siempre les ha costado comprender el poema (al menos en la primera lectura), sin embargo en la canción (que podéis escuchar en el video de arriba en directo en Libertad 8 hace 5 meses), gracias al diálogo musical entre Rafa y Moncho se entiende a la perfección.

La música de la canción , si no recuerdo mal, es de Moncho Otero (y se encuentra grabada en el disco "Los hombres no supieron"), y, en mi opinión, el momento más emocionante es cuando Rafa Mora, con una dicción e interpretación perfecta recita aquello de "y nunca resistí las despedidas..." hasta el éxtasis final cuando Moncho canta varias veces "cuiden que estén derechos los respaldos" y Rafa susurra "me tienes que llamar" mientras Moncho, casi interrumpiéndole termina cantando "de sus asientos"

6 comentarios:

Anónimo dijo...

No es correcto este post después de lo que ha pasado en Barajas.Eres de "esta pasando"?Cero para este articulo

Libertad dijo...

Yo voy a darte un diez para contrarestar, y espero que te hagan media.
Creo que la poesía siempre es bienvenida y necesaria.
Seguro que no cura, pero calma.

Un abrazo

Mauricio Duque Arrubla dijo...

NO me parece inoportuno el post. No vayamos a caer en el extremismo de los gringos que querían hasta borrar las torres gemelas de todas las películas que las mostraran. La vida sigue, triste pero sigue.
Yo también colaboro con un diez

6alilea dijo...

Por mi parte, señor/a anónimo/a, porque se ve que ha entendido el poema, tiene usted un 1’5 y por la sensibilidad (que comparto) demostrada por todas las victimas del accidente, un 2’0. Nota final; un 3’5. Suspenso. Suspenso por no entender que este post en concreto trata principalmente de poesía y de música; y suspenso por caer en el engaño de que unos muertos valgan más que otros. ¿Ha disfrutado usted, alguna vez de la gastronomía, señor/a anónimo/a? Pues muy mal hecho por su parte, según su criterio, dada la cantidad de gente que muere de hambre cada día (algo que, personalmente, me parece muchísimo más injusto).

Bien podría usted haberlo proyectado en positivo, entendido el post como un homenaje a toda esa gente que dejó en tierra, sin saberlo, todas sus ilusiones y esperanzas, tal como describe el poema.

Y un 9 para Alfaro, para Moncho y para Rafa (para que sigan buscando el 10… ; )

VICTOR ALFARO dijo...

Hola "anónimo", no te falta razón en lo que me escribes, pero ¿me crees si te digo que no me he dado cuenta?.
Esta mañana, por motivos que no vienen a cuento, he ido leyendo en el metro una antología de García Montero y al llegar a este poema me ha resultado imposible leerlo sin ponerle la música de Rafa y Moncho. En ese momento me he dicho: "En cuanto pueda le dedico un post a esa gran canción y creo una nueva categoría que se llame "Radiografías de canciones". Y eso es lo que he hecho. Sin darme cuenta de que hace cinco días sucedió la terrible desgracia. Tal vez haya sido el subconsciente.
No veo "está pasando", pero lo conozco por "sé lo que hicisteis..." y sé que es un programa muy morboso y amarillista. Como me imagino que me conoces y lees este blog, sé que sabes que no he querido llevar este artículo por estos derroteros. De todos modos te agradezco la crítica (la próxima vez estaré más despierto) y aprovecho para volver a dar mi más sincero pésame a todas las familias de las víctimas del accidente.
Y un abrazo para Libertad, Mauricio y Galilea. Gracias y besos.

piedra_de_sol dijo...

Eso es Alfarito, quien lee tu blog sabe que poco tienes de amarillo ;)

Un diez para ti, para Rafa, para Moncho, para García Montero... y para aquella noche en el Libertad (que además de todo, fue la que nos conocimos ;)).

Besos y música,
Jara