26 agosto, 2008

UNA NOCHE DE AGOSTO CON LUIS RAMIRO

No son horas para escribir un post, pero no me queda más remedio que contaros lo que acabo de vivir, porque ha sido GENIAL (sí, sí... en mayúsculas). Esta semana estoy de vacaciones y estoy en Villalba, pero esta tarde me he enterado de que Luis Ramiro hacía un concierto en Libertad 8 y, cuando me han contado que no estaba anunciado en ningún sitio (ni siquiera en la web del cantautor) me he decidido a ir a verle (ya que otras veces me ha sido imposible entrar por la cantidad de gente que ocupa la sala).

Menos mal que mi buen amigo David, manager de Luis, me ha guardado un sitio, porque sino me hubiera sido, una vez más, imposible verle en buenas condiciones. No había un asiento libre en Libertad. Ha dado igual que sea Lunes y que estemos en Agosto, este tipo ha vuelto a llenar Libertad 8 con una facilidad asombrosa.

Nada más llegar a Libertad, me he tropezado con Luis y con Gloria González que se estaban tomando una cerveza en la barra. Abrazos, besos, risas, hablamos de Pancho Varona, del segundo disco que está grabando Luis, de juicios surrealistas y de Benidorm. Les abandono en busca de David que está que no para hablando con unos y con otros y que me invita a sentarme en una gran mesa reservada.

Poco antes de comenzar el concierto veo a Danieme y no me resisto a saludarle, así que me levanto y haciendo malabares entre decenas de cabezas consigo darle un gran abrazo.

Cuando el Luis se sube al escenario se hace un silencio en la sala que me alucina. Silencio total. No se mueve ni un vaso de cerveza. Hasta que un tipo se quiere hacer hueco al lado de un servidor... es el Lichis de la Cabra Mecánica que canta todas las canciones de Luis y no para de decirme que Ramiro es grande. Aplaude como el que más, y hablamos de Rubén Martínez de Les nits del Art y de Javier Ruibal.

Luis Ramiro tiene un imán especial cuando se coloca frente al micrófono. Le sale una gracia digna del guionista más inteligente de "El club de la comedia" e interpreta sus canciones de una manera tan veraz que parece que las canta por primera vez, y sufre, o sonríe según la canción. Me emociona muchísimo. "Estaré bien aunque olvidarte me cueste la vida, y el reloj se nos paró justo a la hora de la despedida, pero yo estaré bien... " y los vellos de mis brazos de punta.

En un momento del concierto Marwan aparece y se sienta a mi lado. Me dice una cosa muy serio a la que da mucha importancia y yo me río asegurándole que es una tontería y que no se preocupe. Sé que sabe que se lo digo de verdad. Me pregunta si sigo escribiendo poesía y yo me hago cruces porque nunca le he enseñado a Marwan ninguno de mis versos (a no ser que los haya leído en este blog). Le pregunto sobre esto y me dice que hace cuatro años (¡cuatro años!) en un concierto en la Sala Clamores salí a leer un soneto que le gustó. Entonces me recuerda que después me felicitó por los ripios y yo se los regalé en un papelajo. ¡Qué memoria! y qué ilusión para un servidor (pienso sinceramente que Maru escribe muy muy bien, y que me diga eso, no solo alimenta mi ego, sino que me emociona muchísimo).

El concierto continúa, y me dan ganas de aplaudir cuando Luis Ramiro canta que "el pasado es un catarro mal curado en la conciencia" en ese temazo llamado "Romper".

En un momento Luis invita a cantar a Danieme una canción de temática parecida a "Romper" pero mucho más "cruel". Muchos aplausos para Dani y continúa Luis con sus "Relocos y recuerdos", "Mientes", "Cuenta conmigo" y tantas otras...

Lichis está nervioso. Pronto Ramiro le sacará al escenario y Lichis pide papel y boli. Yo le dejo un pilot negro que siempre llevo encima y se pone a escribir, en medio del concierto, la letra de la última canción que ha compuesto y de la que no se acuerda muy bien. Cuando sale al escenario canta como dios y arranca los aplausos más fuertes de los que estábamos allí. Como dice mi hermano Rubén: ¡qué grande Lichis!

Nos acercamos peligrosamente a las doce de la noche y Luis tiene que acabar ya. Sube Marwan y recuerdan que el día 8 de Septiembre actuarán (los dos juntos y revueltos) en Galileo Galilei. Y cantan.
Pocos antes Ramiro cantaba "Cuenta conmigo" y yo no podía dejar de pensar en Raquel.


11 comentarios:

txilibrin dijo...

¡¡¡Y yo no fui!!!

Es que me dolían ayer hasta las pestañas. Jo. Has conseguido que me entre mucha mucha mucha envidia.

En fin.

Encima por allí tenía "asuntos" que tratar :(

Anónimo dijo...

Si la envidia fuera tiña... :(

Romano dijo...

Muy buena cronica Victor,me senti en el Libertad,,,,abrazos Amigo,,,,

lunazul dijo...

Preciosa la crónica, se nota que disfrutaste. Es lo que me gustan de las crónicas, que transmitan esa magia que se respira en momentos especiales :)

Te noto algo melancólico, se te ha ido la niña de vacaciones? Jeje!

Un abrazo fuerte :)

norte dijo...

qué grande el concierto de ayer!
además luis cada vez está más suelto en el escenario, cada vez se lo pasa mejor y eso se nota!
y enorme lichis! yo me lo pasé de lujo!
y ya lo sabes, coincidir contigo siempre es una buena noticia!

un abrazo grande!

piedra_de_sol dijo...

otra envidiosa tiñosa... a ver si puedo escaparme el 8 al galileo.

un beso

Anónimo dijo...

Tonta y desubicada como tu Lunazul pocas.

Oski dijo...

Yo no me esperaba más conciertos hasta septiembre por lo menos, así que para cuando leí el correo del grupo de msn que tiene Luis, en el que anunciaba que el lunes 25 estaría tocando en el Libertad ya era tarde.

He acudido a muchos conciertos de Luis en mi vida, pero recuerdo con especial cariño el concierto-quedada que hizo en Gijón el año pasado, junto al "Elogio del horizonte", sentado con su guitarra en el césped y nosotros rodeándolo (12 personas como mucho). Nos llovió y aún así no perdió las ganas de tocar, buscamos refugio bajo un techado y allí siguió tocando.

Ya sabía que Luis era grande, pero desde ese día, me reafirmé mucho más en la idea. Cercano y humilde como pocos, él más que ninguno,se merece llegar a lo más alto.

Yo así lo deseo. Cuando lo vi en la cubierta de Leganés, intuyo por el gran silencio que se hizo cuando saltó al escenario, que casi nadie de los presentes lo conocía, pero las 15.000 personas que allí se congregaban lo despidieron entre vítores y aplausos y estoy seguro de que salieron con el nombre de Luis Ramiro bien grabado en su memoria.

Quizás algún día pueda llenar él sólo la cubierta. De momento, ya consigue llenarnos cada día con sus canciones, emocionarnos y que las sintamos muy nuestras y, eso, ya es todo un logro.

Un abrazo

Marlon dijo...

Qué buena crónica. Aquí otro lleno de envidia. ¿Qué canción cantó con el Lichis?

lunazul dijo...
Este comentario ha sido eliminado por el autor.
nosoyrecomendable dijo...

si no fuera porque ese día me iba a la playa me hubiera apuntado también .... sabes?yo al principio le llamaba "sosoRamiro", y no terminaba de engancharme en concierto, pero he de reconocer que ahora me parece un crack! .... no tengo muy claro si ha sido él el que ha cambiado (un poco sí) o he sido yo, pero te podría decir que me gusta casi (dije casi) más que Marwan .... y cada día escribe mejor .... no sabría quedarme con una sola canción suya ...


ains! y me da casi más envidia porque subió Dani ... a parte de la música ... es inevitable no quererle!!!


en fin! a ver cuando volvemos al Libertad, que ya hay monillo!



besillos Víctor!!!